Todos hemos escuchado hablar de xenofobia y algunos la hemos sentido en carne propia o afectando a familiares o amigos. Es posible que, sin saberlo, la hayamos ejercido ante personas que lucen o hablan diferente a nosotros.

La xenofobia puede afectarnos a todos pues todos podemos ser migrantes en algún momento de la vida.

¿Te has puesto a pensar cuál sería la mejor fórmula contra la xenofobia? Estamos seguros de que, con tu ayuda, podemos prevenir que esta situación se siga extendiendo.

¡Únete a la campaña La Migración es Sana! Participa en nuestro concurso para que juntos encontremos

¡Las 3 ideas más creativas serán premiadas!